Lo que no me enseñaron en la escuela acerca de cómo emprender un negocio

Escrito por: Saúl Palazuelos | http://www.emprendices.co

No lo enseñan en la escuela, pero ahora GANO en todo lo que hago.

Recuerdo que, cuando cursaba la preparatoria, tuve mi primer contacto con el famoso plan de negocios. Recuerdo en la universidad que me vinculaban con incubadoras para planear mi estrategia de emprendimiento.

Plan, plan, plan, plan, plan, plan.

Esos escritos utópicos que nos dan una calma mental antes de desarrollar o lanzar un proyecto, te preparan con especulaciones, hipótesis e ideas, como si éstas fueran de alguna manera a asegurar el éxito.

La gran mayoría de las veces no tuve éxito, al igual que aquellos que emprendían a la par, ¿eran malos proyectos? NO, ¿era por falta de recursos? NO.

Entonces, si todo estaba bien planeado y se escuchaba genial, ¿por qué no funcionaba? esa era la gran pregunta, y no fue sino hasta que conocí el mundo de las startups, donde encontré una palabra clave que cambió mi idea VALIDACIÓN.

Tumbaron todo lo que sabía sobre formar negocios, eliminaron la planeación y la cambiaron por EJECUCIÓN un CALLATE Y VENDE.

En esencia, es eliminar la duda y la hipótesis al confrontarla con un producto/servicio mínimo viable que compruebe o solucione el problema o necesidad, al atacarlo con un producto/servicio en su versión más rústica.

Esto comúnmente me confrontaba con la venta, con el mercado real, con su opinión, con su rechazo, con su halago, con un verdadero negocio y dejaba de protegerme en planes robustos o bien incubaciones de ideas de negocio. A partir de allí, empresa, emprendedor o proyecto que atiendo está HÍPER orientado en la acción, este es mi consejo para ti que invertiste tiempo en leerme.

Siéntate, piensa en tu idea o pasión, escribe cómo puedes ofrecerla en su versión más rústica y sal allá afuera, ya sea física o digitalmente, y comienza a interactuar con el mercado o audiencia.

Si, te van a rechazar. Si, te van a criticar. Pero, mi amigo, estarás desarrollando un carácter emprendedor, una cultura de riesgo que con la constancia cosecha el delicioso fruto del progreso y crecimiento.

Espero que esto te quite las horas y horas de la silla, planeando el nombre, negocio, dinero ideal para poder comenzar a vender o iniciar tu proyecto, ¡ve allá afuera, el éxito es tuyo, sólo tienes que ir por el!

Publicado en Emprendimiento y etiquetado .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *