Las 3 bases para el desarrollo de una idea de negocio

Escrito por: Domingo Javier | www.orientacionesdebienestar.com

A muchos de nosotros, en algún momento, nos pasa por la cabeza esa idea de negocio que no nos deja en paz, nos invita y nos reta a ponerle atención para analizarla y considerar iniciarla. Aunque también resulta cierto que no todas las personas tomarán la decisión de lanzarse libremente al desarrollo y materialización de esa idea recién llegada, pasando por alto la 0portunidad.

Todos nosotros poseemos la capacidad de lograr cualquier cosa que nos dispongamos, pero no a todos nos gusta tomar riesgos, ya que buscamos excusas, como decir: "no tengo dinero para el capital" o simplemente el miedo a fracasar en el intento es mucho más grande que la idea.

En este artículo te mostraré las tres bases que considero adecuadas para todas aquellas personas que hayan sido picadas por la mosca emprendedora, puedan conocer las piezas que deben armar antes de tomar la decisión de iniciar esa idea o proyecto. Estas tres columnas o pilares le darán al nuevo emprendedor las pautas para que pueda lograr que su proyecto se pueda poner en marcha.

No importa que se tenga la idea más extraordinaria, la mejor idea del mundo; no importa que se tenga el mejor producto del mercado, el mejor servicio o las mejores buenas intenciones humanas que jamás hayan existido en toda la galaxia; si para el desarrollo de tu idea no tienes o careces de: 1)Un buen equipo de apoyo; 2)Dinero para cubrir el capital inicial; y 3)Tiempo para dedicarle al proyecto, lo más probable es que esa idea de negocio que tengas en tu cabeza presente un crecimiento lento o simplemente no genere ningún crecimiento.

Con más detalle, las tres bases para el buen desarrollo de una idea de negocio son:

  1. Formar un buen equipo de trabajo: aunque a muchas personas no se le da muy bien trabajar en equipo, no deja de ser un hecho de que cualquier camino se vuelve más complicado y difícil cuando alguien lo recorre solitariamente. Hay un proverbio chino que dice lo siguiente:

"Si caminas solo irás más rápido; si caminas acompañado llegarás más lejos".

En lo particular, yo modificaría la frase de la siguiente manera: “Si caminas solo: ni llegarás más rápido, ni llegarás más lejos”. Me explico: imagínate que vas tú solo por un camino que no conoces a la perfección (el camino emprendedor), un camino poco iluminado y con muchos obstáculos y como ves que estás solo decides correr lo más rápido posible para llegar hasta el final del camino, y de repente tropiezas con uno de los obstáculos, caes al suelo y te lastimas una de tus piernas. En esa situación no podrás llegar más rápido, ni tampoco más lejos. Pero si vas acompañado y te lastimas, tu compañero puede ayudarte a llegar hasta el final del camino y hasta un poco más.

Resulta también, que trabajar en nuestro proyecto de forma solitaria no quiere decir que no pueda realizarse, pero al hacerlo de esta manera te tomará más tiempo, la presión será más fuerte y las ideas de carácter innovadora serán un poco limitadas y vas a pensar que todo lo que estás haciendo lo vas realizando de forma correcta, como no hay nadie que te corrija o te apoye, todo lo que hagas te será brillante antes tus ojos. A los emprendedores se les hará más complicado iniciar sin un apoyo que con ello, por eso considero que tener un buen equipo de trabajo es sumamente importante ya que un buen equipo: representa la columna vertebral del negocio. Pero mucho ojo con esto: "un buen equipo no significa tomar a cualquier persona que nos pase por el lado, sino que se basa en elegir a las personas correctas, aquellas personas que de verdad crean en ti, que crean en tu proyecto, que estén en la plena disposición de apoyarte y que cuenten con el conocimiento adecuado para agregarle valor a esa idea de negocio y si no tienen ese conocimiento, se sientan interesado en adquirirlo".

Formar un buen equipo es uno de los puntos más difíciles de lograr, porque por lo regular, cuando se desea iniciar con un nuevo proyecto nos enfocamos en encontrar personas que nos apoyen, pero generalmente muchas de esas personas no van a tener el tiempo ni el deseo de colaborarnos sin recibir algo a cambio, por eso recomiendo que primero te auxilies en familiares (pareja, madre, padre, hermanos, hijos, tíos, abuelos, etc) y en buenos amigos para que te brinden ese apoyo inicial de forma incondicional.

  1. Capital inicial: he cierto que existen muchas ideas de negocios que se pueden iniciar sin o con muy poco capital, por mencionar solo algunas: negocios por internet, redes sociales, explotar algún talento personal que se tenga (por ejemplo: traducción de documentos si se domina algún idioma diferente al nativo) o simplemente grabar vídeos de cualquier tema que se domine y subirlos a Youtube con la opción de pago, pero cuando el proyecto que tienes en tu mente resulta ser un poco más exigente y se encuentra más para allá de esas ideas sin capital antes mencionadas, no queda de otra que atender esas demandas y comenzar con la evaluación.

En las finanzas, se mencionan tres maneras conocidas para conseguir capital de forma legal, las cuales son:

  • Capital propio.
  • Préstamo bancario o por particulares (prestamistas)
  • Inversionistas interesados

De los tres, el que recomiendo para iniciar con tu negocio es el primero, con tus ahorros. Lo ideal es que por vía de ese ahorro que fuiste acumulando por tanto tiempo, se tome ese capital necesario para comenzar con la inversión, pero aunque la sugerencia sea buena, tomarla o no tomarla va a depender de la necesidad y velocidad que tenga cada quien de emprender, del monto que se tenga ahorrado y de otros factores que se presenten en el momento.

Buscar a inversionistas para conseguir capital también es un recurso recomendado. Si el inversionista es experimentado, se le tendrá que demostrar que la idea de negocios es buena y rentable, y para ello, unos pedirán ver el Plan de Negocio para evaluar si vale la pena invertir en ti y en tu idea, otros simplemente medirán mentalmente el potencial del negocio y si los números en su cabeza les indican que es rentable, entonces se darán el chance de invertir o no.

Acudir a prestamistas no deja de ser una opción a considerar, pero es mejor no acudir a ese medio cuando se está iniciando, ya que las tasas de interés que ellos tienen suelen ser muy elevadas y para un negocio que comienza y que muy posiblemente no genere utilidades en los primeros meses, podría verse muy forzado y hasta desaparecer rápidamente, por tal razón no aconsejo esta vía para adquirir financiamiento.

  1. Tiempo: de los tres puntos tratados, este es el más importante, ya que si no se tiene el tiempo para dedicarle al proyecto, éste difícilmente saldrá adelante. No puedes iniciar un proyecto y de una vez delegarlo, tienes que pasarte el tiempo necesario para sacarlo a camino, para construir los primeros cimientos. Puedes contar con un buen equipo de apoyo y tener el capital para arrancar, pero si no tienes el tiempo que te exige el proyecto, esa idea no va para ninguna parte.

Recomendación: Si tú o tu equipo no tienen el tiempo suficiente para desarrollar eficazmente la idea, lo ideal sería adecuar el poco tiempo que tengas disponible coordinándolo con el resto de tu equipo, es decir, que si solo tienes tiempo en horario nocturno para dedicarte a la idea, ponte de acuerdo con el resto del personal para que todas las reuniones y los demás asuntos a discutir lo programen para esa hora y los documentos que tengan que presentarse lo manejen a través de correo electrónico y otros medios tecnológicos.

Publicado en Emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *